Antonio Burgos

 

Antonio Burgos: Unas flores para Marina

Tan hartos estábamos de los cuatro muleros pesados y emborracchados de estadísticas que iban al río del debate electoral en Canal Sur, que con el bastón de mariscal que es siempre el mando a distancia empezamos a hacer zapeo televisivo. Salió el Cortijo de Arenales. Salió una hija del Conde de la Maza, que se escribe así y se pronuncia Poli Maza. Aquello nos enganchó. La muchacha, titulada europea, empresaria de la nueva dimensión del campo sevillano, contaba hermosas historias del cortijo, de los toros, de la imagen de Andalucía, del turismo. La entrevistaba una periodista que sabe quién es cada cual en esta difícil Sevilla de la sociedad en que cada uno es cada uno y hay quien no se entera. Me refiero a Marina Bernal y a su programa en Giralda TV, en el que, con todo respeto, mete las cámaras en las grandes o no tan grandes casas de Sevilla. La televisión digna no tiene por qué ser cara. El periodismo del corazón no tiene por qué ser insolente, descarado y maleducado. Acepte, pues, estas líneas, dignísima Marina Bernal, como las flores que son.

Artículo escrito por el periodista y escritor sevillano Antonio Burgos y publicado en el diario El Mundo